SOBRE la IMPULSIVIDAD

ÍNDICE 

LA IMPULSIVIDAD EN LA CONDUCTA DIARIA

ORIGEN DE LA IMPULSIVIDAD

DEFINICIÓN DE IMPULSIVIDAD DISFUNCIONAL

IMPULSIVIDAD Y TRASTORNOS

FORMAS DE MEDIR LA IMPULSIVIDAD

CASO PHINEAS GAGE

CORTEX ORBITOFRONTAL Y VENTROMEDIAL

ESTRUCTURAS SUBCORTICALES

NEUROQUÍMICA DE LA IMPULSIVIDAD

FACTORES DE PREDISPOSICIÓN O VULNERABILIDAD

BIBLIOGRAFÍA

 

__________

LA IMPULSIVIDAD EN LA CONDUCTA DIARIA

Los actos y las decisiones impulsivas forman parte de la vida humana diaria y puede tener tanto consecuencias positivas como negativas.

Por ejemplo, la habilidad para actuar impulsivamente puede traer una oportunidad realmente valiosa pero también puede conllevar una decisión desastrosa de la que nos podemos arrepentir el resto de nuestra vida. (Imagen_01) (imagen_02)

.

.Imagen - 01 Imagen - 02

.

Dickman en 1990,  distinguió dos tipos de impulsividad:

  • La impulsividad funcional, definida como una tendencia a actuar con poca planificación, pero en el momento que el individuo siente que la situación es óptima. 

  • La impulsividad disfuncional de la que hablaremos más extensamente en esta página web.

Eysenk incorpora la impulsividad a las dimensiones de la personalidad (Eysenk and Eysenk, 1977), pero reconoce que los niveles alto de esta dimensión se asocian a trastornos psiquiátricos.

Volver a ÍNDICE

ORÍGEN DE LA IMPULSIVIDAD

Tanto los seres humanos como los animales están sujetos a control conductual interno a través de estados motivacionales (impulsos), innatos o condicionados.

  • Estos estados pueden relacionarse con el deseo de busca de comida, agua, sexo u otros reforzadores primarios.

Por otra parte, existe un mecanismo de control inhibitorio que modula este tipo de respuesta prepotente (Damasio, 1994; Dias et al., 1997).

Volver a ÍNDICE 

DEFINICIÓN DE IMPULSIVIDAD DISFUNCIONAL

Habitualmente, cuando se habla de impulsividad, se hace referencia a aquellas manifestaciones maladaptativas de esta forma de conducta. Es decir, nos referimos a la impulsividad disfuncional. (imagen_03) (imagen 04)

.

Imagen - 03

En este sentido, la impulsividad implica conductas que son inapropiadas para el contexto, prematuras, pobremente planificadas y, frecuentemente, con consecuencias adversas

Las conductas impulsivas incluyen tres dimensiones distintas:

  • Incapacidad para utilizar la información disponible para pensar en las consecuencias de los actos.

  • Incapacidad para posponer una recompensa inmediata pero pequeña en pro de una recompensa mayor aunque más tardía.

  • Un déficit en suprimir una respuesta motora prepotente.

En conjunto, estas 3 dimensiones de la impulsividad reflejan una incapacidad para evaluar y, consecuentemente, responder con flexibilidad en la consecución de un objetivo específico o consecuencia, en un entorno cambiante.

(imagen_05) (imagen_06)

. . .

04-impul.jpg (50881 bytes)

05-gambling.jpg (92138 bytes)

06-cami.jpg (505226 bytes)

Imagen - 04

Imagen - 05

Imagen - 06

.Pulsar imágenes para ampliar

Volver a ÍNDICE

IMPULSIVIDAD Y TRASTORNOS

Aunque la impulsividad juega un papel importante en la conducta humana normal, es frecuente observarla en individuos con algún tipo de trastorno psiquiátrico.

La impulsividad es un déficit nuclear en muchos trastornos psiquiátricos:

Volver a ÍNDICE

FORMAS DE MEDIR LA IMPULSIVIDAD

07-go nogo.jpg (24063 bytes)

.

Imagen - 07

Pulsar para ampliar

La impulsividad NO es un constructo unitario sino que está integrado por más de una dimensión o forma de manifestarse la conducta (Moeller et al., 2001)

  • Cuestionarios autoadministrados como la escala de Barratt o el cuestionario tridimensional de Cloniger (TCI)

  • Impulsividad motora, evaluada mediante tareas del tipo  Go/no go, por ejemplo. La impulsividad implica la capacidad de inhibir una respuesta prepotente (imagen_07).

  • Toma de decisiones, elección entre una recompensa pequeña pero inmediata frente a una recompensa mayor pero más lejana (imagen_08).

.

Imagen - 08

Volver a ÍNDICE

CASO PHINEAS GAGE

El ejemplo más famoso de conducta impulsiva es el caso de Phineas Gage, un trabajador del ferrocarril, que en 1848 sufrió daño extremo en el cortex orbitofrontal, cuando una barra de hierro se proyectó a través de su cráneo, después de una explosión accidental (imagen_09)

Gage sobrevivió sorprendentemente al accidente y, aparentemente, sin secuelas. Sin embargo, pronto se observó el profundo cambio de personalidad que sufrió con inclusión de conductas inapropiadas e impulsivas.

Las lesiones cerebrales de Gage fueron estudiadas mediante técnicas de neuroimagen por Damasio y sus colaboradores, tras bastantes años de su muerte e inhumar el cadaver (Damasio et al., 1994)(imagen_10)

.

09-Gage.jpg (65277 bytes)

10-damasio.jpg (78468 bytes)

Imagen - 09

Imagen - 10

Pulsar imágenes para ampliar

El caso de Phineas Gage es un caso extremo. Por fortuna, habitualmente los casos en los que se manifiesta una conducta impulsiva suelen ser mucho menos graves. Además, suelen ser casos en los que no existe una lesión cerebral aparente. Sin embargo, los estudios realizados en pacientes con lesiones cerebrales han sido muy útiles para localizar las regiones cerebrales relacionadas con esta característica de la personalidad.

Volver a ÍNDICE

CORTEX ORBITOFRONTAL Y VENTROMEDIAL

Las regiones orbitales y ventromediales están implicadas en aspectos distintos de la impulsividad, tanto de las respuesta como de las elecciones impulsivas (Damasio et al., 1994; Winstanley et al., 2006).

Las regiones orbitales (COF) y ventromediales (CPFVM) del cortex prefrontal (imagen_11) presentan conexiones con muchas estructuras subcorticales y están implicadas en la cognición de orden superior.  

En general, los individuos con lesiones en el COF y CPFVM son más impulsivos, que aquellos individuos que no presentan tales lesiones (Damasio et al., 1994; Bechara et al., 1998) (imagen_12).

  • Una de las medidas de la conducta impulsiva es el test de “gambling” (Bechara et al., 1997). 

    Los pacientes con lesiones en el COF realizan siempre elecciones de riesgo y eligen siempre aquellas opciones que les producen grandes ganancias a corto plazo pero que inevitablemente les suponen también perdidas superiores a largo plazo.

    .

    11-CPF.jpg (30632 bytes)

    12-CPFVMCCA.jpg (46170 bytes)

    Imagen - 11

    Imagen - 12

    Pulsar imágenes para ampliar

FUNCIONES del COF y CPFVM:

  •  Inhibir una respuesta prepotente

  • Actualizar el valor de una respuesta en condiciones cambiantes.

Las lesiones en estas regiones prefrontales producen una dificultad en la inversión de aprendizajes previamente adquiridos cuando la situación cambia y la antigua conducta ya no resulta recompensada.

Volver a ÍNDICE

ESTRUCTURAS SUBCORTICALES

  • AMÍGDALA

El núcleo basolateral de la amígdala (BLA) es un punto nodal importante en las conexiones límbicas cortico-estriadas,  que incluyen también el núcleo accumbens.

La amígdala  (imagen_13) tiene un papel muy importante en el procesamiento emocional de los estímulos y por ello puede guiar la conducta dirigida a objetivos (Shoenbaum et al., 2000).

Las lesiones del BLA producen un aumento en las decisiones de tipo impulsivo,  e impiden que el animal recuerde cual de las opciones de respuesta producían una recompensa mayor. 

Es decir, el BLA codifica el valor incentivo de un estímulo (Winstanley et al., 2004).

  • NÚCLEO ACCUMBENS

Las lesiones del núcleo accumbens (NAc) producen un aumento de las conductas impulsivas.

La función del NAc en la impulsividad se ha estudiado en roedores mediante una tarea  en la que la conducta impulsiva se define como la elección de una recompensa pequeña pero inmediata frente a una mayor pero más tardía (Cardinal et al., 2001). (imagen_14)

.

13-amigdala.jpg (19922 bytes)

14-NAc.jpg (68947 bytes)

Imagen - 13

Imagen - 14

Pulsar imágenes para ampliar

Volver a ÍNDICE

NEUROQUÍMICA DE LA IMPULSIVIDAD

Dos neurotransmisors están principalmente implicados (Winstanley et al., 2006):

  1. Serotonina (imagen_15)

  2. Dopamina (imagen_16)

  3. El papel de la noradrenalina en el control de la impulsividad no está todavía claro.  

.

15-serotonina.jpg (63166 bytes)

16-dopamina.jpg (64847 bytes)

Imagen - 15

Imagen - 16

Pulsar imágenes para ampliar

  • SEROTONINA

    Una disminución de la actividad del sistema serotoninérgico produce un aumento de la impulsividad (imagen_18).

    .
    ...

    18-5HT impul.jpg (44454 bytes)

    .

    Imagen -18

    Pulsar para ampliar
  • DOPAMINA

La administración de fármacos que aumentan la actividad del sistema dopaminérgicos, como la anfetamina, producen efectos contradictorios sobre la impulsividad. 

  • Por un lado inducen un aumento de la impulsividad motora 

  • Por otro lado, en cambio, disminuyen las elecciones impulsivas. 

Ello sugiere que diferentes formas de la impulsividad deben de sustentarse sobre distintos mecanismos neurales.

  • Además, el efecto de la dopamina sobre la conducta impulsiva está modulada por la integridad del sistema serotoninérgico.

 

Volver a ÍNDICE

FACTORES DE PREDISPOSICIÓN O VULNERABILIDAD

Un grupo de investigadores británicos, dirigidos por Trevor Robbins, en un artículo publicado en la revista Science en el año 2007, ha descrito la implicación de los receptores D2 en la conducta impulsiva, en las ratas.

  • Estos investigadores estudiaron el comportamiento de ratas Lister Hooded mediante una prueba conductual de retraso de la recompensa. 

  • Las ratas más impulsivas elegían una recompensa pequeña pero inmediata frente aquellas no impulsivas y eran capaces de esperar para conseguir una recompensa mayor.

  • Cuando se estudió el cerebro de las ratas mediante neuroimagen funcional, se observó que las impulsivas presentaban menos receptores D2 en el núcleo accumbens, que las ratas no impulsivas (imagen_17).

.

Imagen - 17

  • Además, cuando se sometieron a una prueba de autoadministración de cocaína, las ratas impulsivas consumieron más cocaína que las no impulsivas. 

  • Estos resultados son muy interesantes porqué muestran como una diferencia biológica, genéticamente determinada, la presencia de más o menos receptores D2 en el NAc puede predecir tanto el comportamiento de las ratas (impulsividad) como el efecto reforzador que la cocaína tendrá para ellas (consumo de cocaína) (Dalley et al., 2007).

Volver a ÍNDICE

BIBLIOGRAFÍA

Allen TJ, Moeller FG, Rhoades HM, Cherek DR. Impulsivity and history of drug dependence. Drug Alcohol Depend. 1998 Apr 1;50(2):137-45.

Barratt ES, Stanford MS, Dowdy L, Liebman MJ, Kent TA. Impulsive and premeditated aggression: a factor analysis of self-reported acts. Psychiatry Res. 1999 May 31;86(2):163-73.  

Bechara A, Damasio H, Tranel D, Damasio AR. Deciding advantageously before knowing the advantageous strategy. Science. 1997 Feb 28;275(5304):1293-5.

Bechara A, Damasio H, Tranel D, Anderson SW. Dissociation Of working memory from decision making within the human prefrontal cortex. J Neurosci. 1998 Jan 1;18(1):428-37.

Cardinal RN, Pennicott DR, Sugathapala CL, Robbins TW, Everitt BJ. Impulsive choice induced in rats by lesions of the nucleus accumbens core. Science. 2001 Jun 29;292(5526):2499-501.

Corruble E, Damy C, Guelfi JD. Impulsivity: a relevant dimension in depression regarding suicide attempts? J Affect Disord. 1999 Jun;53(3):211-5.

Dalley JW, Fryer TD, Brichard L, Robinson ES, Theobald DE, Lääne K, Peña Y, Murphy ER, Shah Y, Probst K, Abakumova I, Aigbirhio FI, Richards HK, Hong Y, Baron JC, Everitt BJ, Robbins TW. Nucleus accumbens D2/3 receptors predict trait impulsivity and cocaine reinforcement. Science. 2007 Mar 2;315(5816):1267-70.

Damasio AR. Descartes' error and the future of human life. Sci Am. 1994 Oct;271(4):144.

Damasio H, Grabowski T, Frank R, Galaburda AM, Damasio AR. The return of Phineas Gage: clues about the brain from the skull of a famous patient. Science. 1994 May 20;264(5162):1102-5.

Dias R, Robbins TW, Roberts AC. Dissociable forms of inhibitory control within prefrontal cortex with an analog of the Wisconsin Card Sort Test: restriction to novel situations and independence from "on-line" processing. J Neurosci. 1997 Dec 1;17(23):9285-97.

Dougherty DM, Bjork JM, Huckabee HC, Moeller FG, Swann AC. Laboratory measures of aggression and impulsivity in women with borderline personality disorder. Psychiatry Res. 1999 Mar 22;85(3):315-26.

Eysenck SB, Eysenck HJ. The place of impulsiveness in a dimensional system of personality description. Br J Soc Clin Psychol. 1977 Feb;16(1):57-68.

Moeller FG, Barratt ES, Dougherty DM, Schmitz JM, Swann AC. Psychiatric aspects of impulsivity.Am J Psychiatry. 2001 Nov;158(11):1783-93.

Mulder RT, Joyce PR, Sullivan PF, Bulik CM, Carter FA. The relationship among three models of personality psychopathology: DSM-III-R personality disorder, TCI scores and DSQ defences. Psychol Med. 1999 Jul;29(4):943-51.

Schoenbaum G, Chiba AA, Gallagher M. Changes in functional connectivity in orbitofrontal cortex and basolateral amygdala during learning and reversal training. J Neurosci. 2000 Jul 1;20(13):5179-89.

Solanto MV. Dopamine dysfunction in AD/HD: integrating clinical and basic neuroscience research. Behav Brain Res. 2002 Mar 10;130(1-2):65-71.

Swann AC, Anderson JC, Dougherty DM, Moeller FG. Measurement of inter-episode impulsivity in bipolar disorder. Psychiatry Res. 2001 Mar 25;101(2):195-7.

Winstanley CA, Theobald DE, Cardinal RN, Robbins TW. Contrasting roles of basolateral amygdala and orbitofrontal cortex in impulsive choice. J Neurosci. 2004 May 19;24(20):4718-22.

Winstanley CA, Theobald DE, Dalley JW, Cardinal RN, Robbins TW. Double dissociation between serotonergic and dopaminergic modulation of medial prefrontal and orbitofrontal cortex during a test of impulsive choice. Cereb Cortex. 2006 Jan;16(1):106-14.

Volver a ÍNDICE

Ir a pág. INICIO

hit counter - Nos visitaron desde 15/08/2007

UR 07/12/2013

--- ---